De algún modo, la historia parece repetirse, como cuando un ministro menemista dijo: “Nada de lo que deba ser estatal, permanecerá en manos del Estado”. En ese sentido, el desguace de organismos y empresas públicas que hoy está en disputa, pretende dar solución a los problemas de nuestro país. ¿Qué podría pasar con todas esas personas que trabajan allí?

Para quienes militamos en el campo nacional y popular y abrazamos las banderas de la independencia económica, la justicia social y la soberanía política; consideramos que el trabajo es el gran ordenador social. No sólo porque estructura las relaciones sociales, sino porque diariamente genera valor, que se produce aquí. Para ello, es necesario un sistema de leyes laborales y un movimiento obrero organizado que resguarde los derechos de los trabajadores y las trabajadoras.

Entonces… ¿Qué sentido tiene un proyecto político en el que el trabajo sea una variable de ajuste? Desde nuestra mirada, es una decisión orientada a favorecer los intereses de los grandes grupos económicos. Además, hay que recordar que el incremento del desempleo en los años noventa tuvo como corolario la crisis del 2001. Después, a partir de 2003 Argentina se recuperó y creció sostenidamente por más de una década. En esos años se crearon más de seis millones de puestos de trabajo.

Por lo tanto, en el Día del trabajador y la trabajadora, debemos privilegiar lo que somos, lo que hacemos y lo que conquistamos. Con trabajo pudimos soñar con una Argentina grande. Con trabajo Escobar no para de crecer.

*María Laura Guazzaroni – Presidenta del Honorable Concejo Deliberante de Escobar